La palabra Acreedor en su significado amplio (Lato Sensu), denota la facultad que tiene una persona, ya sea persona física, entendida en otras latitudes como persona natural, o bien sea jurídica, de pretender para si el cumplimiento de una obligación por parte de su deudor, es decir, toda persona que por cualquier causa detenta el ejercicio de una acción.

Para hacer referencia a la existencia de un Acreedor, es necesaria la coexistencia de una persona en situación de deuda, que se haya comprometido previamente, por cualquiera de las fuentes de las obligaciones, a un dar, a un hacer o un no hacer; así pues en una relación jurídica el Acreedor es el Sujeto Activo y en contra prestación el deudor es el Sujeto Pasivo.

El derecho que tutela todo Acreedor, recae siempre sobre alguna cosa, entendiendo Cosa, como cualquiera de los bienes concebidos por la legislación como bienes lícitos, del cual tiene la facultad de ejercer este derecho que tutela sobre la cosa en sí.

¿Qué es entrar en concurso de acreedores?

Entendiendo el concurso  como la situación que posee el deudor y el acreedor, en aquellos casos en que el pasivo supere su activo, en este estado, es  procedente acogerse a esta institución jurídica, sometiéndose a una ejecución colectiva que garantiza y defiende los derechos, y consecuencialmente ayuda al alivio crediticio.

Las consecuencias jurídicas, queda impedido o limitado para ejercer la administración de sus bienes; toda obligación pasa a ser de plazo vencido, así aun sean de tracto sucesivo; las deudas dejan de producir renta alguna, salvo en los casos de créditos hipotecarios o pignoraticios. Para el acreedor, comienza a perfilarse entre el orden de suceder a su correspondiente pago.

Solicitar Concurso, se produce una intervención del aparato jurisdiccional en el patrimonio del deudor; de existir una autocomposición del proceso, es decir, por convenio entre las partes, nacen a la vida jurídica nuevas relaciones especiales durante el procedimiento.

Concurso de acreedores

Tipos de Concurso de Acreedores

El Concurso  podrá ser VOLUNTARIO o NECESARIO; siendo las siguientes sus características fundamentales

Concurso de Acreedores Voluntario

Conocido igualmente como Concurso Necesario, es accionado por el mismo concursado, pasando a ceder a sus acreedores la totalidad o parte de sus bienes, con la facultad igualmente se solicitar quitas, es decir, condiciones para el pago de sus prestamos.

Concurso de Acreedores Necesario

Identificado como Concurso Voluntario, es pretendido por las entidades o empresa que prestaron dinero al concursado, cabe resaltar, que puede ser solicitado por uno, varios o la totalidad de los acreedores, ante la falta de cumplimiento por parte del deudor, configurándose de esta manera una solicitud forzosa.

¿Cómo Funciona un Concurso de Acreedores?

Fases declaración concurso

  • En el concurso voluntario, el Deudor cuenta con los pasos a seguir para declararse insolvente, comenzando por demostrar y probar la existencia de una deuda, así como también situación de insolvencia actual para poder honrar sus obligaciones para con sus acreedores; para el Concurso  Necesario, el Acreedor, solo está obligado a demostrar la existencia de una deuda, mas no le es dable evidenciar la insolvencia del deudor.
  • La solicitud, al ser presentada por escrito, es menester propio, la asistencia técnica de un Abogado Concursal, capaz de asesorar y procurar Ab Initio, la obtención del fin último de esta valiosa institución jurídica, que no es otra que la declaratoria por parte del Juez de la Insolvencia en los casos del Concurso Voluntario y así lograr aligerar la manera en que pueda librarse de sus obligaciones en los términos más o menos planteados, con el fin de solicitar concurso y la suspensión de pagos.
  • Para los casos del Concurso Necesario, el Juez emplazará al deudor para que convenga o en su lugar se oponga a la solicitud, fundamentando sus alegatos, a lo cual procederá en audiencia, a declarar procedente el concurso de acreedores o sin lugar el mismo.
  • Una vez declarado el Concurso se procede a la fase ejecutiva de la misma, a los fines de alcanzar los efectos propios del Concurso de Acreedores.
  • Una vez sustanciada y declara, quien cobra primero en un concurso de acreedores, son aquellos que poseen un crédito contra la masa, posteriormente los acreedores hipotecarios, los trabajadores, la Administración Pública y por último Proveedores y Socios.
  • Para poder solicitar concurso, es necesario una situación de insolvencia y no tener deudas con la Seguridad Social ni administraciones publicas.

tipos de concurso de acreedores

Administrador Concursal

Este administrador viene a ser un apoyo al Juez, en el procedimiento concursal. Este administrador debe contar con criterio contable y de mandato, ya que ha de cumplir una misión de control y supervisión sobre todo lo referido a procurar la solvencia del deudor en los términos decretados o acordados.

Al ser remunerada esta actividad del Administrador concursal, ha sido objeto de interés por parte del Legislador a este respecto, por cuanto cobra un administrador concursal, quedando estatuido legalmente un 4% del activo del deudor, lo cual tendrá la cantidad de 1.500.000 euros como tope máximo, según sea en caso particular.

¿Cuánto dura un Concurso de Acreedores?

Los Concursos de Acreedores, está establecido en un texto legal especial, el cual establece los procedimientos según sea el caso, garantizando a los accionantes la debida celeridad y economía procesal, ya que una vez verificado por el Juez los presupuestos de hecho y de derecho, se procede dentro de unos lapsos de corto tiempo a ejecutarse el procedimiento concursal, otorgando a las partes en litigio, la obtención de respuestas y soluciones en un lapso de entre 6 meses a 4 años, cabe resaltar que, esto es, cuando el deudor y su Abogado Concursal sean competentes y diligentes en su solicitud.

Para el caso del Concurso de Acreedores Necesarios, la Ley especial es clara al establecer los lapsos ya mencionados para garantizar el derecho a la defensa del deudor y al ser declarada con lugar, comienza a surtir sus efectos propios.

Concurso de Acreedores de Persona Física

En este orden de ideas, presenta la Legislación Especial, esta figura que enmarca aquellos casos en que en el seno del hogar se adquieren obligaciones superiores a las que puede saldar, generando así una declaración de insolvencia, lo que puede concluir en una crisis familiar por no solicitar el concurso.

El concurso de persona física permite, si no es saldar sus deudas a un 100%, al menos a través del quite, librarse de al menos la mitad de las mismas, a través de un convenio con sus acreedores en un lapso no mayor de cinco años, es decir, que el Concurso de Acreedores de Personas físicas, con la diligente acción del Abogado Concursal, le permiten un periodo de tiempo cómodo, para lograr obtener un feliz término a sus necesidades y aprietos financieros.

El Concurso de Acreedores, ya sea Concurso Voluntario, Concurso Necesario o Concurso de Acreedores de Persona Física, permite igualmente la procedencia de un acuerdo extrajudicial de pagos, a través de un tercero mediador concursal, beneficiando al Acreedor como al Deudor, a través de quitas o de la renegociación de sus deudas para alcanzar así solventar todas las obligaciones adquiridas.

Es pues, el Concurso de Acreedores, en cualquiera de formas, un excelente recurso ante la insolvencia del Deudor, quien debe cumplir con las obligaciones a que se ha sometido ante sus Acreedores, pero que en ocasiones, le es difícil cumplirlas tal y como han sido pactadas. Se presenta entonces esta figura como un excelente recurso ante cualquier crisis.

Si esta en algunas de esta circunstancias como deudor, puede acogerse a la ley de segunda oportunidad, la cual le da la posibilidad de exonerarse de todas las deudas contraídas y la posibilidad de comenzar una nueva vida.

Rellene este sencillo formulario y le asesoraremos sobre cualquier duda en sobre el concurso de acreedores, la 1ª Consulta es gratuita

[contact-form-7 id=”26″ title=”Formulario de contacto 1″]

Ley de segunda oportunidad located at Avenida Albufera 418 , Madrid, Madrid . Reviewed by 5 opiniones rated: 4.8 / 5